miércoles, 17 de diciembre de 2008

¿Por qué?

Dispongo de media hora, maldita sea, siento que los lectores no asíduos y los que no me conozcáis en persona tengáis que pagar los platos rotos, pero weno, mira, tengo ordenador portátil en casa, asi que lo tendré más fácil para postear en el blog, os cuento ya en resumidas cuentas.
A cuento de la maldita casa, de la que ya he renunciado, por cierto, me llamaron de un curro de electricista en el que me prometían el oro y el moro, bien, les corría prisa que entrase y yo me veía en el dilema de dejar a los del super con el culo al aire, y eso fue lo que finalmente hice, en perjuicio mío, pues solo he estado 3 días trabajando en la inauguración del Centro Comercial La Gavia, en Vallecas, y después nada. En conversaciones y encuentros posteriores, me dieron la liquidacion del supermercado y de los tres dias que había estado trabajando ahí y los del curro de electricista me dicen que a mis "jefes" les he gustado y que me volverán a llamar para una obra gordísima que empezará en Pozuelo, no antes de la vuelta de las vacaciones navideñas, pero claro, si me prometían muchas garantías antes...
Me apunté, como conté de sopetón en las entradas anteriores, al ejército a la espera de saber, pasado mañana, si tengo plaza o no, desde luego, el revuelo ha sido altísimo. La gran mayoría, no lo aprueban, al resto les ha sorprendido pues yo de nunca he sido muy patriota que digamos, pero como os decía ayer, las circunstancias, y hasta Buenafuente ha hecho un monólogo de eso, han propiciado que los jóvenes nos hayamos apuntado en masa a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, como unica garantía de estabilidad laboral para los que no tenemos oficio ni beneficio. Total, si entro en el ejército, mi objetivo es engrosar mi currículum, espabilar y ahorrar, pues no me va a quedar otra. La única plaza que he pedido en Madrid es para el Inmemorial del Rey, un cuartel, por lo visto, muy solicitado. El resto de plazas son para puestos de transmisiones, de carros de combate y de infantería. Si lo hubiera hecho bien, es decir, no me hubiera ido del supermercado, ahora mismo no me correría prisa, aunque me iría al ejército de todos modos, y me hubiera esperado a mayo, que es cuando salen las especialidades, pero que en el peor de los casos, no me importa.
A la casa renuncié, como os decía antes porque, tal y como está la situación ahora es imposible pedir un crédito a los bancos, y claro, mis padres no pueden dado que tienen cosillas que pagar por ahí. Y por lo demás, este pasado domingo tuve comida de primos, razón por la que me fui al pueblo y para pasar aqui unos días. Por lo demás, tenemos medio acordado de celebrar la nochevieja en una casa rural por aquí, solo que aun no hemos confirmado nada, y la semana que viene, viene Jessy (a quien tengo agregada como amiga en el blog jejeje) a Madrid a pasar la nochebuena y así podremos quedar. Nada más, me quedan 7 minutos y via ir cerrando esto pa que me dé tiempo a publicarlo y despedirme de la gente, que estoy conectado de gratis. Tengo portátil nuevo así que ya podré postear más a menudo. Que la Potra os acompañe. Ciao
Publicar un comentario en la entrada