martes, 5 de mayo de 2009

El manto la Pilarica

Seré breve, no me queda más cojones, pues estoy en un cíber, ya me sobrará más pasta el mes que viene. Os escribo desde Zaragoza con amor, y, con eso de que estamos a tomar por culo de la ciudad y que el transporte publico pasa cada tres meses, aun me cuesta creer que voy a pasar aquí dos años, así que el mes que viene me voy a apuntar a una autoescuela como alma que lleva el diablo. El domingo por la noche estaba histérico de pensar que no iba a tener plaza en la residencia, que ha resultado ser mejor con creces, que las habitaciones que estuve mirando ese mismo día. Yo que sé, este fin de semana me toca volver a Madrid a coger ropa que no me cupo por falta de espacio, y una tele para poder verla, aunque no sé si achantarme, porque si eso supone no ponerse de acuerdo en lo que queremos ver... No sé, via "gincharme" a comprar, alquilar y/o bajarme pelis y de las buenas, eso aparte de ir al cine, por supuesto. Además, aquí, el apagón analógico es el 30 de junio de este año, con dos cojones. De momento, lo que me ha quedado de pasta no me da pa hacer muchas de las cosas que yo quería hacer, pero bueno, acabo de empezar y tengo todas las tardes libres de aquí a enero del 2011, salvo cuando nos toque guardia. Respecto al trabajo en sí, como no será de desahogado que hasta los mandos van de buen rollito con los subordinados. Es más, está todo dispuesto de tal manera que cuesta menos cenar en el cuartel que traerte la comida de la calle, y que para colmo no hay donde cocinar, así que no merece la pena, así que espero ahorrar la ostia. Por último, nos han dicho que en Noviembre van a mandar una comitiva a Afganistán, con carácter voluntario, así que como me dé la vena me apunto. En fin, poca cosa más, que no sé si proveerme de algo de comida, o como mínimo de dinero, pa poder subsistir hasta que acabe la semana, ya tendréis noticias mías más extendidas. Que la Potra os acompañe
Publicar un comentario en la entrada