lunes, 8 de junio de 2009

Tengo una corazonada

Nuevamente me via ir de aquí sin escribir una entrada en condiciones pero por desgracia pa lo que menos tiempo me sobra es para escribir en el blog. Sé que mis fans estáis ansiosos de que os ponga al día, pero si bajo a Madrid, tengo que aprovechar los fines de semana al máximo y entre quedar con los amigos y descansar no da mucho de sí para sentarse un rato tranquilamente en el ordenador. Quiero comprarme uno cuando cobre la paga extra que, presumo, será a finales de este mes. Puedo decir, para dejaros otra vez con los dientes largos, que estoy cada vez más encantado con el alojamiento, con el trabajo y con la ciudad en la que me ha tocado trabajar, que estoy supermareado con las intenciones de mi madre acerca de pasarme el coche que ella tenía hasta ahora, pues no se aclara ni ella, pero que sería un plus que te cagas tener un coche pagando solo la gasolina y el seguro. En fin, que no lo sé, aun estoy ubicándome en el sentido de que "solo" llevo un mes aquí y me costará un poquito más tener, digamos, una rutina en la que no tenga un rato de respiro. Aun tengo muchas cosas por empezar a hacer y ya digo, será cuando le pille del todo el tranquillo a esta rutina, que bien sé que va a dar mucho de sí. Ya tengo a mi alcance todos esos recursos que, en otras circunstancias no hubiesen sido más que una utopía, así que ya no hay condicionantes que valgan, salvo eso... Terminar de aprender a administrarme, que aun dejo algo que desear en ese sentido... Y estoy acojonado, pero la consecuencia, y me doy con un canto en los dientes de que no me voy a quedar a cero, es que no puedo permitirme extras de momento.
En fin, la corazonada de la que hablo en el título, no sé, supongo que se referirá a mi despejado estado de ánimo que me permite, por fin, centrarme en otras necesidades, como por ejemplo, afectivas, y mi corazonada es que este año voy a encontrar pareja y me da que estable. No lo sé, me quedan 15 minutos de ciber y tengo que llevar 12 litros de agua mineral que me he comprado, al cuartel. Si pudiese estar aun más tranquilo y despejado que ahora podría enrollarme y hacer justicia con mi turbo blog pero como tengo más cosas que hacer, no puedo centrarme en este momento. Total, sólo sé continuar con coletillas y frases hechas, osea, que me estoy empezando a bloquear. Ya os digo que los dos próximos fines de semana me quedo en Zaragoza, y que el último, a falta de saber si tengo una guardia y/o si puedo cambiarla, me desplazaré a Madrid a quedar con mis primos que quiero ponerles al día a ellos también.
Otra cosa no será, pero por planes... A ver si el mes que viene es el refinitivo que ya no me da por tener gastos compulsivos, he de dar el do de pecho en ese sentido, porque anda que no cuesta... Pero agradeceré los resultados a corto plazo. Que la Potra os acompañe. Ciao.
Publicar un comentario