martes, 22 de septiembre de 2009

Historias de la puta mili

Aquí, el más pequeño detalle, el más nimio despiste, la más mínima incorreción de tu apariencia son objetos de mofas varias.

Hoy por ejemplo, sí, no niego que haya sido un despiste mío, pero los hijos de puta me han apagado la lavadora después de ponerla yo antes de irme a Zaragoza a enviar una carta y comprar un par de cosillas.

Me he acordado tarde y de ahí mi error, pero lo que manda cojones que elija vivir aquí para ahorrarme 200 € al mes por un cuchitril más pequeño que esto y a cambio, con el objeto de que me espabile, que no niego que la intención pueda ser buena en el fondo, pero me toca los cojones, me hacen bromitas que pasan por eso, esconderme cosas y soplapolleces varias. No sé, macho la peña se aburre o algo, pero estoy deseando volver a Madrid y eso que aun me queda algo más de un año. Me toca los cojones sobremanera no poder estar tranquilo ni en el lugar en el que resido. De buena gana pagaba 200 € al mes a mis padres, joder.

Pasando a cosas mejores, son las once y media de la noche, es miércoles, no he pedido día de asuntos propios, no tengo vacaciones, no es puente y estoy escribiendo en un teclado qwerty con todos los dedos de las manos delante de una pantalla de 20 pulgadas… Por fin tengo un ordenador propio mío y potente que me está dando algún que otro problemilla pero bueno, se sobrelleva.

Por lo demás, el pasado sábado quedé con una chica a la que acabo de conocer y me lo pasé de lujo para arriba con ella. Este fin de semana no sé si podré ir. Si consigo sacar lo que me queda en la cuenta de ahorro, sí. Veré a ver si puedo pedir un día de asuntos propios o un pase de hora, aunque supuestamente no lo necesitaré, pues si todo va según lo previsto, el jueves tenemos una marcha al Moncayo que cuenta como continuada, es decir que al día siguiente lo tenemos libre. No sé.

Yo que sé, ha sido un verano movidito, (sí, merezco morir, mis acérrimos lectores lleváis demasiado tiempo esperando) y no me apetece entretenerme, fíjate cuan quemado estaré. Mañana no pretendo salir y tengo lavadoras que poner así que voy a escribir una oda de las mías, y espero que tener ordenata aquí me sirva para teneros al día más a menudo y en dosis más cortas. Que la Potra os acompañe. Ciao.

Publicar un comentario