sábado, 3 de octubre de 2009

Soy lo peor

Este mes me he quedado con lo justo para subsistir y eso que acaba de empezar. No es responsable, desde luego, lo que manda cojones que lleve meses hablando de lo mismo en el blog. ¿Y cuando voy a aprender? Yo que sé, estoy vigilando más el gasto del móvil para no “sobrasarme” tanto como el mes pasado. No me fio ni de mí mismo. Estoy en el cuartel, pero mira, con un ordenador con internet, con la tarjeta del autobús hasta noviembre y con gente con la que quedar, se sobrelleva y bien. Sin ir más lejos, he invitado a todo el que se apunte a poner una peli en mi habitación en mi cacho de monitor de 20 pulgadas (manda huevos que cuando no había teles planas, la gama alta la marcaban las teles de esas pulgadas p’arriba) y los cacho de altavoces que aunque en maltrecho estado, aún cumplen bien su función.

Anoche estuve hablando con la que empieza a ser mi musa, Nancy, la chica de Colombia de la que os hablé en mi última entrada, con la que cada conversación me deja con mejor sabor de boca que la anterior. Dé la impresión que dé, lo cierto es que echaba de menos algo que ella me está dando en dosis industriales, y es esa ilusión tonta que le hace a uno motivarse de más, porque tiene algo a corto plazo que le pueda reportar más de una satisfacción. Soy consciente de los riesgos que una relación así pueda entrañar, pero como sé que no soy el único que tiene miedo, sé que ambos nos vamos a andar con pies de plomo, corazonada por la cual, tengo la convicción de que lo que sea, va a salir bien. Os aseguro que no es mi intención sembrar polémica gratuita que conste.

Y ahora que puedo (incluso puede que con esa excusa me quede algún fin de semana en Zaragoza a drede incluso cuando tenga dinero) voy a subir y editar fotos y vídeos a internet. A flickr, a youtube, y a los sitios que yo considere oportunos. A ver si puedo conseguir alguna aplicación mejor que el Windows Movie Maker para ese cometido y que sepa manejar. Sino, aprendo. Poca cosa más. A ver qué tal se da la tarde. Que la Potra os acompañe. Ciao.

Publicar un comentario en la entrada