martes, 23 de noviembre de 2010

Asco

Me dispongo a estrenar una aplicación de mi móvil que lleva meses muerta de asco pero la ocasión lo merece. Deberia estar sobando y por sueño no es pero pesan más las ganas de escribir.
Veamos, amplío detalles de lo que aclaré sin ganas y a matacaballo en mi entrada anterior, descalifiqué mi profesión aquí en mi blog, aquí, públicamente y mi jefe tuvo la clemencia de hacer la vista gorda dandome un voto de confianza que, como dijo, el tiempo dirá si me lo merezco. Reconozco que me pasé, que menosprecié la enorme suerte que tengo y eso no lo volveré a hacer descuida, no volveré a "morder la mano que me da de comer" y mucho menos injustificadamente. También estoy aquí porque quiero, estilo de vida incluido, pero ¿hubiese opinado mi jefe lo mismo si, en lugar de dedicarme a desprestigiar mi trabajo únicamente hubiese dicho las muchas ganas que tengo de trabajar de diseñador por ahi? Ah, que tampoco puedo hacer públicas mis vocaciones, no vaya a ser...
Si en ocasiones se me olvida que hay quien me tiene que aguantar a mi es porque, al igual que la paciencia que tienen conmigo no llego a notarla, la que tengo yo con los demás, parece que tampoco la notan. Solo lo comentaré como anécdota, pero que conste, mi compañero de habitación, uno nuevo que acaba de llegar, el otro dia casi se parece a un tertuliano de "Sálvame" insistiendome para que tuneara un coche del Gran Turismo 4 para que alcanzase los 600 km/h tal y como aparece en videos de internet, pero en ningún lugar explicaba como lo hacían y si por el hubiera sido, aun estaría buscando un sitio donde lo explicasen. Todo esto viene a cuento porque hoy me pidio que me bajase un parche para poner en castellano un juego que se bajo de internet el otro dia primero y que le dejase conectarse en mi wifi después. Bien, al tiempo estaba tratando de solucionar una cosa en el ordenador del otro compañero... Pues el muy cabrito, cada 10 segundos de reloj me estaba llamando, hasta el punto de que tuve que meter yo la clave del wifi porque no sabia escribir "3ST0YH4ST4L0SC0J0N3S", lo ponia sin h. Pues en esa mierda despues de no darme respiro me tiré una hora con el tiempo necesario para perder el primer bus y darme el tiempo justo para coger "el de no retorno", osea, el último con el que aun tengo posibilidades de no llegar tarde a clase. Y ahora hace un rato, apago el wifi porque me via sobar y lo via meter dentro (al sacarlo por la ventana me va más rápido internet por razones irrelevantes ahora) aparte de que el pincho, a oscuras, da una luz un poco molesta. Y viene el pive que, consentidamente, me gorronea wifi gratis porque de otro modo tendria que dejarle el pincho todas las tardes porque "no lo uso mientras estoy en clase" y prefiero eso al chantaje emocional, la verdad. Bueno pues viene el gacho a decirme que encienda el wifi porque le he jodido la conversación. Pero bueno ¿soy dueño de lo que tengo o que? Estoy aquí porque quiero, porque acepté muy a mi pesar, la manera mas solvente de pagarme los estudios.
Este tio luego me da consejos constructivos para no cagarla con el trabajo, que no es que sea duro, pero aun asi hay margen para que de vez en cuando la cague. ¿Y este es el precio a pagar? ¿Estos son los favores que he de corresponder a quien se las da de salvarme el culo? Si, vale, la virtud de Dios, que cuando haces las cosas bien no se nota. Pero, al parecer no tengo derecho a quemarme con lo que pasa con lo que pasa con mis compañeros de trabajo en horas libres, ¿eso también es desprestigio ilícito o qué? ¡A cagar a Canarias hombre! Que la Potra os acompañe. Ciao.
Published with Blogger-droid v1.6.5
Publicar un comentario