sábado, 19 de marzo de 2016

Windows 10 en mi teléfono

Ya vine aquí a hablar de mi teléfono, pero es que ahora que se ha actualizado a Windows 10 estoy más contento si cabe. Ya sabemos que la cuota total de usuarios de ese sistema operativo deja un poco que desear porque hay pocas aplicaciones. ¿O era al revés? Viniera antes el huevo o la gallina, yo lo veo a la misma altura que iOS (Android siempre me gustará más, lo siento) pero con la ventaja competitiva de que Apple sólo compite en la gama alta.
Normalmente si te vas a móviles baratos, o te vas a un feature phone o el precio a pagar por pagar poco por un Smartphone no va a merecer la pena, ya que su uso va a ser insufrible. Ya sabemos que la otra excepción son los móviles de marcas chinas. Y cuando digo marcas chinas, lo digo con la connotación que le damos en España, es decir, que, además de chinas, las conocemos los geeks que nos metemos en blogs y foros y poco más. Pero la ventaja competitiva de los móviles chinos se acaba en que son baratos, ya está, no hay nada más. Raro es el que se actualiza, si se te rompe el cristal, llora, porque no vas a encontrar repuestos ni en esas tiendas de reparación de móviles regentadas por chinos.
Y la otra opción de tener un Smartphone barato, es tener un Lumia. No hay otra, o al menos yo no conozco ninguna otra alternativa. Y es que hace un par de días, se me ha actualizado a Windows 10 y ahora estoy más contento si cabe con él. Os recuerdo que me lo compré porque el que tenía antes, de gama superior a este, falleció. Y nunca me alegraré más de que eso pasara, ya que pasé de un gama media con una cámara muy buena y una excelente pantalla full hd de 5 pulgadas con un rendimiento que desde el primer día que lo encendí ya iba a tirones, a otro Smartphone que tiene cámaras delantera y trasera, sin más, que la calidad de la pantalla es más que aceptable, pero cuyo rendimiento, con un procesador con la mitad de núcleos, con una velocidad de reloj inferior, y con la mitad de memoria RAM hace sonrojar a móviles más caros, como el que tenía antes.
Windows para móviles no solo usa las tarjetas de memoria SD para fotos y música, también permite instalar en ella las aplicaciones. Rara es la excepción que no lo permite, así que, si tu móvil viene con 8 gb de memoria interna de los cuales, 4 los ocupa el sistema, como suele ser lo normal, eso no es inconveniente, y este teléfono las soporta de hasta 128 gb, así que en ese sentido, se mea en la boca del Galaxy S7 y del Nexus 6P.
¿Se le puede pedir algo más a un Smartphone de 50 €? A este sí, que su sistema operativo sea stock, es decir, sin añadidos o modificaciones de ningún fabricante y que dicho sistema operativo tenga actualizaciones garantizadas. ¿Cuánto vale un móvil del programa Android One? ¿Y un Nexus? ¿Y un iPhone? Si quieres irte a un teléfono de la competencia que tenga sistema operativo stock y actualizaciones te vas a más de 100 € necesariamente. Además, lo triste es que pocas marcas garantizan actualizaciones a su gama baja, lo que hace que poca gente sepa lo que es eso y vivan felices en la ignorancia de no saber que la naturaleza de un Smartphone es que cada cierto tiempo se actualice para cambiar su interfaz o para añadirle funciones nuevas.
Aunque vengo aquí a abordarlo desde un punto de vista meramente emocional, no puedo obviar, al menos, los detalles que más me han gustado. Podría hablar del cambio de la interfaz, o de que han jubilado Internet Explorer en pro de Microsoft Edge, pero algo que me ha gustado más que eso, si cabe, es que las aplicaciones sean universales. Es decir, que las aplicaciones que salen en la tienda de Microsoft, pueden ser compatibles tanto con móviles como con ordenadores. De esta manera, aunque sé que esto os puede sonar a perogrullada ya que Android ya tenía esto desde cuando Franco era cabo, en Windows Phone se echaba de menos, ya hay aplicación nativa de reloj con zonas horarias, cronómetro, cuenta atrás y alarmas; y de grabadora de sonidos. Y la calculadora, siendo la misma que la aplicación de escritorio, ahora es una versión dopadísima, con conversor de unidades entre otras muchas novedades. La otra gran perogrullada que hace que por fin Windows 10 esté a la altura de la competencia, es el teclado. Ahora por fin añade reconocimiento de voz, cosa que antes sólo lo tenía para los SMS.
En Windows no se puede instalar un teclado distinto al que viene por defecto, pero eso no es un inconveniente, cuando el teclado por defecto está a la altura. Dicho teclado ya soportaba escritura deslizante, es decir, deslizando el dedo de tecla a tecla. Ideal para escribir con una sola mano, pero es que ahora añade algo que no se lo he visto a ningún otro teclado hasta ahora y es un cursor integrado que te permite moverte con precisión entre caracteres para hacer correcciones. En los terminales con pantalla más grande, además, te permite disminuir su tamaño para situarlo cerca del pulgar derecho o el izquierdo, a elección del usuario, incluso desplazar su posición por toda la pantalla a voluntad.
Aunque mi móvil no es compatible con USB OTG (que le puedes enchufar de todo por el puerto USB, incluidos unidades de almacenamiento, teclados, ratones, etc) o con una cosa llamada Continuum, que consiste en que, con un periférico adecuado, enchufas el móvil a una pantalla con puerto VGA o HDMI, le añades un teclado y un ratón, y puedes usar el teléfono como si de un ordenador se tratase, estoy contentísimo con él.
Me remito a lo que dije de Windows para Smartphone. Es un sistema operativo excelente y muy sencillo de usar. En la gama alta, los Lumia tienen una cámara que se caga la perra, con controles manuales que permiten sacarle bastante partido, aunque la competencia se ha puesto las pilas al respecto. En la gama baja, son móviles mucho más que solventes. Por lo que cuesta, uno se puede permitir el lujo de tener un Smartphone de gama alta y dejar ese de reserva en caso de rotura o avería, pero, pese a su gama, es tan solvente que da pena no usarlo. Pero, sibaritismos aparte, por su rendimiento y por su sencillez de uso, recomiendo Lumia a quien lo vaya a usar para lo que lo usa el 90% de la gente que es hacer fotos, escuchar música y contestar el WhatsApp, que para eso, descuida que no te va a dejar tirado